¡Alerta roja!, ¿quiosco hundido?